La Plata, Bs As.
Sábado, 21 septiembre 2019
Revista Num. 849
El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, tiene como prioridad estabilizar las finanzas y garantizar que Macri llegue al 10 de diciembre. Mientras, en la Provincia esperan los fo...
Ver Revista
Revista DE QUE LADO ESTAS

Revista Num. 849
Ver Revista
22/08
CABA
Los temores de Larreta
Los números arrojados en las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias dieron como ganador a Horacio Rodríguez Larreta. El jefe de Gobierno teme que Matías Lammens pueda aumentar el caudal de votos y necesita intensificar la campaña para tratar de evitar un inminente balotaje.
Los temores de Larreta

El viejo proverbio chino “Si el viento no sirve, usa los remos” le viene como anillo al dedo al oficialismo en la Ciudad de Buenos Aires, luego de los números que arrojaron las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), que dieron ganador a Horacio Rodríguez Larreta.

Pero si los resultados llegan a ser similares en las elecciones generales de octubre, el mandamás capitalino podría ir directo al balotaje, y las expectativas para la reelección del gobernante, que está acostumbrado a sacar grandes ventajas a sus contrincantes, comenzarán a desvanecerse, según consignó Revista Qué (www.revistaque.com).

Lo cierto es que Larreta, confiado, esperaba llegar al 50 por ciento de los votos en las primarias -sacó el 44,65%-, pero se llevó la sorpresa de Matías Lammens, el principal candidato del frente opositor, que, con poca exposición en campaña, superó el piso histórico del kirchnerismo en la Ciudad y se llevó el 33,09 por ciento. Además absorbió el descontento social hacia el presidente de la Nación en las urnas, que lo perjudicó notoriamente.

El principal temor en Uspallata surge por el efecto cascada que podría generar la polarización nacional en los comicios porteños, lo que le jugaría a favor al actual presidente del Club Atlético San Lorenzo de Almagro, quien, con bajo perfil, hizo una elección histórica, y desde el Ejecutivo capitalino, temerosos, comenzaron a diagramar los pasos a seguir para derrotar a Lammens cueste lo que cueste.

Es que Rodríguez Larreta, además de querer cumplir un segundo mandato en la Ciudad, quiere ser Presidente; es una ambición política que, con mesura, ha reconocido en numerosas declaraciones públicas. Sin embargo, la debacle política y económica a nivel nacional y provincial le modificó el escenario de manera radical. La triple reelección (Macri en Nación, Vidal en Provincia y él en Ciudad) comienza a esfumar el camino para que Larreta llegue cómodo al ansiado sillón de Balcarce 50 en las elecciones de 2023.

Pero el calvo mandatario no se queda de brazos cruzados. Ya mantuvo encuentros con los más cercanos, sus legisladores de Vamos Juntos y los candidatos de la Ciudad, para marcar cómo seguirá de cara a los comicios de octubre. En la bajada de línea pidió intensificar los logros de su gestión, como lo hizo en las PASO, además de remarcar que “obra que empieza, obra que se termina”; y bajaría la campaña de cercanía por WhatsApp, una medida propuesta por Marcos Peña (consistente en intentar convencer a los más cercanos indecisos a través de mensajes para que voten a Juntos por el Cambio).

Como ya contó Revista Qué en ediciones anteriores, Larreta dio la orden, a todo su gabinete y al legislativo, para que salgan a la cancha con la camiseta puesta, sin distinguir candidatos, ni partidos. Todos deberán hacerlo, hasta los funcionarios propios que quedaron sin lugar en las listas y que no tienen posibilidad de renovar, pero que anhelan ser ubicados en algún lugar del Ejecutivo. Es que según pudo saber este medio, desde Nación ya levantaron el tubo del teléfono para saltar la tranquera y pedirle al jefe de Gobierno volver a la Ciudad en caso de que Macri no pueda revertir la situación electoral.

Hay que tener en cuenta que desde el Frente de Todos, también harán su juego. Desde el albertismo, enaltecidos por los resultados, consideran que por primera vez se le puede ganar la Ciudad al macrismo; y trabajarán para llegar lo más alto posible en las generales y ponerle la mayor cantidad de piedras en el camino a Larreta nacionalizando la campaña bajo el lema “Larreta es Macri”.

Mientras, desde el equipo de Lammens analizan los resultados comuna por comuna -por primera vez, la oposición ganó elecciones en la 4 y la 8, ambas en el sur de la Ciudad (ver cuadro)-, para dilucidar en cuáles deben pisar fuerte. “Vamos a tratar de polarizar los barrios y que Alberto se los lleve puestos”, dijeron desde la oposición.

Astuto, Larreta le habría anunciado al propio Presidente, en una cena en Olivos en la que participó sólo la mesa chica de Macri, que se despegará lo máximo posible de su figura y hará caso omiso a la bajada de línea de Marcos Peña en términos comunicacionanes, que los llevó al colapso electoral a lo largo y ancho del país.

Alberto incomoda a Tombolini

El candidato a Presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, dialogó con Roberto Lavagna, con quien compartió gabinete durante la presidencia de Néstor Kirchner, para evaluar un acercamiento en el territorio capitalino de cara a las generales de octubre. Pero su candidato a jefe de Gobierno, Matías Tombolini, que mantiene una estrecha relación con el PRO, lo aleja de una eventual aproximación. Es que Tombolini es el actual director del CESBA, cargo que le dio el PRO como un gesto electoral en 2017. En caso de que decline su campaña a favor de Lammens podría producirse el efecto Lousteau y que lo destituyan del Consejo.

Nacionalizar la campaña

Una de las estrategias que llevará adelante Matías Lammens para ir al balotaje será nacionalizar la campaña. De esa manera tratará de bajar el 46% que obtuvo Rodríguez Larreta en la Ciudad.

La mesa chica sacó los trapitos al sol

Días atrás, el presidente de la Nación se reunió con la mesa chica en la residencia de Olivos y, más que palabras de aliento, habría recibido el rechazo de los principales candidatos de su espacio. Es que Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal le habrían dicho que se despegarán de su figura en la campaña de cara a las generales de octubre. El mayor herido del macrismo podría ser el secretario general del PRO, Francisco Quintana, que anhela ocupar un cargo en el gabinete nacional si Macri reelige. Por ahora, el panorama es desalentador.

Espacios para los heridos políticos

Según pudo averiguar Revista Qué, algunos funcionarios de Nación habrían llamado a Larreta para que les reserve un lugar en caso de que Macri no pueda reelegir. Pero la postura del jefe de Gobierno fue clara: los espacios acéfalos en la Ciudad los guardará para los propios, como un gesto político, que no pudieron ser parte de las listas, o para los que no pueden renovar y militan la campaña.

El ocho por ciento, clave

Desde el oficialismo porteño buscarán sacar la diferencia para llegar al 50 por ciento, confiados en sumar los votos en blanco, que en la Ciudad superaron el 8 por ciento. Ese margen les permitiría ganar en primera vuelta y no correr riesgos innecesarios en un balotaje contra Matías Lammes, que prácticamente sin hacer campaña logró sumar el 33 por ciento del sufragio.

Un aliado que quiere conservar

Alejado de la Rosada, el titular de Diputados, Emilio Monzó, se mantiene cerca del actual jefe de Gobierno. Es el único funcionario que podría ser bien recibido en la Ciudad pase lo que pase en las elecciones de octubre. Es que Horacio Rodríguez Larreta lo quiere de armador. Cabe recordar que Monzó, a mediados de abril, anunció que tratará de cumplir el sueño de Horacio de poder llegar al sillón de Rivadavia. Rogelio Frigerio suena también para desembarcar en el territorio capitalino, pero aún no hubo manifestaciones al respecto. Mientras que Fernando Andreis, actual secretario general de la Presidencia, ya tuvo la negativa porteña.

Mirarse en el espejo de Vidal

Uno de los mayores temores que enfrenta Larreta es sufrir el efecto que padeció María Eugenia Vidal, que si bien fue la candidata estrella del oficialismo, perdió las PASO por 18 puntos, producto de la polarización. Desde Uspallata no quieren que suceda lo mismo, porque enaltecería la imagen de Matías Lammens.

Seducir a los adultos mayores

Según pudo saber este medio, una de las estrategias de Larreta para sacar mayor ventaja a Lammens será apuntar al voto de los adultos mayores.

Disputa territorial: ganar el sur de CABA

Aunque el jefe de Gobierno porteño asegura que la brecha entre el sur y el norte de la Ciudad se achica cada vez más, los vecinos de las comunas del sur le respondieron con el voto en contra y se lo dieron a Lammens.  En la comuna 4 (La Boca, Barracas, Parque Patricios y Pompeya), el candidato del Frente de Todos sacó 47,20%, contra 31,40% del oficialismo; mientras que en la comuna 8 (Soldati, Villa Riachuelo y Lugano), la zona más relegada de la Ciudad obtuvo 40,30%, contra 36,18% para Larreta. Desde Uspallata evalúan que el voto en el sur fue condicionado por la situación económica nacional. Lammens trabajará para ganar la mayor cantidad de comunas posibles.

“Obligados a militar”

Según denunciaron la legisladora Myriam Bregman y la abogada María del Carmen Verdú, los estatales reniegan porque son “obligados a militar la campaña oficialista bajo amenaza directa de despido”.

COMENTARIOS
  • Genéricos