La Plata, Bs As.
Miércoles, 23 octubre 2019
Revista Num. 854
Lo que hay que saber de los comicios que determinarán quiénes gobernarán el país y la provincia de Buenos Aires durante los próximos cuatro años. El peronismo, cerca de volver, ...
Ver Revista
Revista A TODO O NADA

Revista Num. 854
Ver Revista
23/08
ROQUE PEREZ
El comienzo del fin: primeros despidos en Criave
El peladero de pollos de Roque Pérez pende de un hilo. Tras la reducción de jornadas laborales, ahora los directivos de la empresa anunciaron los primeros despidos. La medida alcanzaría a 500 trabajadores.
El comienzo del fin: primeros despidos en Criave
Se trata de al menos cuatro parejas -marido y mujer o concubinos-, a quienes les dieron la opción de que sólo uno de ellos continúe en su puesto laboral. “La situación es alarmante y esto podría empeorar”, señalaron.

Mientras tanto, los empleados de la fábrica continúan expectantes ante la incertidumbre. Según estiman, quedaría el 50 por ciento de la actual planta laboral, es decir, 250 trabajadores.

Sus propietarios, la familia Perea, no pudieron hacer frente ni a la importación de pollos de Brasil, ni al alza de tarifas y menos aún, al alto costo de alimentos para pollos. En la actualidad, pese a la quiebra, algunos trabajan cuatro horas cobrando la mitad del salario, sin obra social.

La solución precaria fue la única propuesta consistente que recibieron los empleados, que habían iniciado un plan de lucha, en el que hubo una toma pacífica de la planta, así como protestas sobre la ruta 205, la misma vía en la que a más de cien kilómetros han reclamado los trabajadores de otra empresa avícola: Cresta Roja. 

Por el caso de Roque Pérez se armó una mesa que incluyó a representes del Ministerio de Agroindustria, Trabajo y Producción tanto de la provincia de Buenos Aires como de la Nación; además del Municipio, propietarios y delegados gremiales. Resignados, los empleados volvieron a trabajar el jueves 24 de mayo.

Los operarios tenían, en promedio entre los que más y los que menos ganaban, un salario de alrededor de 20.000 pesos. “No hay en la zona otro trabajo tan grande como éste y que tenga un buen sueldo para los trabajadores”, consignó a La Tecla, Marcelo Irribarne, delegado de los trabajadores de la planta procesadora.

La planta laboral de Criave faenaba entre 85.000 y 95.000 pollos por día en dos turnos, con picos en los que han superado con creces esa cantidad. Los empresarios que aparecieron en lugar de los Perea -ya llevaban a faenar su propia producción en las instalaciones- se comprometieron a garantizar una producción de 50.000 pollos por día en un solo turno, a dividir entre todos los trabajadores. Les dijeron que será por uno o dos meses, en forma provisoria. 

Pero ahora, el panorama es cada vez peor y los avisos de despido alcanzarían a, estiman, la mitad de la planta actual de trabajadores. 
 
COMENTARIOS
  • Genéricos