25/08
ELECCIONES
La discusión sin zanjar sobre el escrutinio
En medio de las controversias que aún quedan sobre la difusión de los resultados electorales hay un debate retrasado. Especialistas y ONG estiman necesario separar esa función del gobierno de turno
La discusión sin zanjar sobre el escrutinio
“A dormir y a empezar a trabajar mañana desde la mañana”, afirmó Mauricio Macri en la noche del 11 de agosto. “Duele que hoy no hayamos tenido el apoyo que esperábamos, pero a partir de mañana seguiremos trabajado”, agregó. Finalizó sus palabras desde el búnker de Cambiemos a las 22.20, cuando aún no se conocían los datos oficiales.

Diez minutos después de reconocer su derrota aparecieron los resultados: los 15 puntos de diferencia con respecto al candidato presidencial Alberto Fernández. Oficialmente se dijo que hubo una falla en el sistema que impedía visualizar la difusión de los datos y que el presidente habló con datos de mesas testigo.

Aun así, las suspicacias abundan y encuentran sostén en que el escrutinio provisorio, el mismo que sirve para la difusión de los resultados el día de la elección, ha estado históricamente en manos del gobierno de turno, que también es un jugador de la elección. Si bien carece de validez legal, el conteo preliminar es importante porque genera un clima de opinión en el público. 

La Cámara Nacional Electoral ha reclamado la función en determinadas oportunidades. Desde que llegó al poder, Cambiemos se manifestó en primer lugar a favor de que esa facultad sea ejercida por un organismo autónomo -como ocurre en México-, aunque luego lo hizo en favor del tribunal electoral. 

La transferencia de la competencia se incluyó en el proyecto de reforma política aprobado por la Cámara de Diputados el 20 de octubre del 2016, aunque después naufragó en el Senado. No fue por esa competencia, sino por la decisión de avanzar con la Boleta Unica Electrónica, sistema muy resistido por partidos y organizaciones de la sociedad civil. 

Este año, la determinación de escanear los telegramas en los centros de votación para agilizar los resultados reflotó la polémica en torno a las facultades del Gobierno. Los partidos políticos no pudieron auditar con antelación el software utilizado para las PASO por la firma Smartmatic. La Cámara había solicitado que se entregaran todos los soportes informáticos al menos 30 días antes, y se lo hizo apenas con cuatro días de anticipación. Esto, al margen de las fallas y los errores denunciados por la oposición. 

“Lo que ocurrió en estas PASO no puede seguir. El artículo 108 del Código Electoral dice que toda la experiencia entera de la elección tiene que ser fiscalizable. Si la información de los telegramas o de las actas se usa en un sistema informático, tiene que poder ser auditado por las fuerzas políticas. Y eso no pasó”, sostuvo a La Tecla María Page, investigadora del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC).

La discusión sobre la creación de un organismo autónomo a cargo del escrutinio provisorio debe darse en años no electorales, según recomiendan especialistas. Existe un criterio extendido de que no debe estar en manos del Gobierno, aunque luego hay distintas miradas. Algunos apoyan la creación de un ente independiente, mientras que otros ven con buenos ojos el traslado de esa tarea a la Cámara Nacional Electoral.

“Podrían encontrarse buenas razones para modificar la legislación y asignar también a la Justicia Electoral esta fase de recolección y difusión preliminar de los resultados, con la asignación de partidas presupuestarias e infraestructura correspondientes”, sostuvo a este medio Leandro Giannini, miembro del Centro para la Implementación de Derechos Constitucionales (CIDC).

Más allá de las discusiones, Beatriz Busaniche, directora de la Fundación Vía Libre, remarcó la necesidad de un debate amplio y plural.  “Se pueden hacer diseños institucionales diversos. Uno es que esté a cargo de la Justicia, otro es que sea un ente autónomo”, aseveró, y enfatizó: “Se debe conversar por fuera de los años electorales y consensuar con los partidos políticos en una reforma seria”.

Las controversias generadas para las PASO alimentan la necesidad de avanzar en su discusión con reglas claras, reclamadas incluso por la Justicia. Resta la voluntad política.


María Page
“Necesitamos reglas claras”

María Page, politóloga e investigadora del CIPPEC, realizó observaciones sobre la forma en la que se dio la carga de los datos el domingo 11 para su difusión. “Que se publiquen los resultados cuando la carga llega al 60%, no porque se crea que esté mal hecho, genera sospechas. La ley Electoral les da a los partidos el derecho a fiscalizar todo el procedimiento. Hay que garantizarlo”, remarcó.

La investigadora se mostró más a favor de un “control cruzado” con organismos diferentes en el proceso: un ente autónomo que pueda estar a cargo del provisorio como antesala del definitivo, que realiza la Justicia.

“Pese a la discusión finita, necesitamos reglas para el provisorio. Que se empiece a publicar a partir de cierta hora o con determinada carga obligatoriamente, que haya descripto un proceso de contratación para el software, plazos para entregar componentes y para permitir la auditoría por parte de los partidos políticos o de la CNE”, especificó.



Jorge Landau
La visión del apoderado del PJ

“El Poder Ejecutivo no puede hacer los escrutinios provisorios, más allá de que, de hecho, ya lo haya realizado. No puede hacerlo porque tiende a identificarse con una de las listas, que es lo que está ocurriendo ahora”, opinó Jorge Landau, apoderado del Partido Justicialista de la Nación, ante la consulta de La Tecla.

En su visión, la competencia tiene que estar en la Justicia Electoral. “Me parece bien que se haga en ese ámbito, porque además tiene el know how, sabe cómo hacerlo. En cambio, una estructura burocrática puede entrar en conflicto con unos y otros”, sostuvo. 
En esa línea destacó que tiene que haber una legislación. “La vida institucional de un país tiene que ser ordenada, no puede hacerse cualquier cosa”, señaló.


Beatríz Busaniche
“Debe ser separada la DINE”

“Los partidos políticos deberían poder competir libremente sin tener que estar preocupándose si la autoridad electoral va a hacer algún tipo de manejo que favorezca a alguna parte por encima  de la otra”, sostiene Beatriz Busaniche, directora de la Fundación Vía Libre.
Busaniche considera “apropiado” que en 2020 pueda darse el debate sobre la competencia del escrutinio provisorio, un problema que viene de larga data. “Entendemos que la Dirección Nacional Electoral (DINE) debería ser apartada inmediatamente del Poder Ejecutivo y debe ser constituida como un órgano autónomo, separado del Poder Ejecutivo y controlado por múltiples fuerzas partidarias”, enfatiza. Y remarca que la conducción debe estar a cargo de funcionarios calificados.


Las controversias de un proceso que generó dudas
El secretario de Asuntos Políticos e Institucionales de la Nación, Adrián Pérez, buscó defender en diferentes momentos al nuevo sistema para agilizar la difusión de los resultados.

Si bien se trata de una sugerencia de la Cámara Electoral, el proceso sin participación de partidos tuvo amplios cuestionamientos, al punto que la jueza María Servini dio instrucciones de que los datos no se difundieran hasta determinado porcentaje de carga en los principales distritos y que haya veedores informáticos. Se suman a las dudas por la auditoría al software.

Dudas en la noche del recuento
El PJ denunció que efectivos les llegaron a impedir el ingreso a fiscales a centros de transmisión. En Provincia se señaló en San Isidro, Pinamar, La Plata, Adolfo Alsina, Pilar, Lanús y Luján.
 
Calle 44 Num. 372 La Plata, Buenos Aires. Argentina Tel. +54 (0221) 4273709
La Tecla Todos los derechos Reservados 2004-2019
Imprimir